Etiquetas

, , , , , , , , , ,


Miley Cyrus

Miley Cyrus

Ikurriña

Ikurriña

Bandera de España

Bandera de España

Mi vecina Fresquita dice que tengo la mejor platea de la ciudad y siempre me está presionando para que engalane mis balcones. La verdad es que “Mi Ventana” goza de una visión privilegiada tanto para mí, como para el mundo exterior pero, aún así, siempre me he resistido a colgar estandartes y demás adornos patrios, porque la simbología no es lo mío.

Hoy abro el ventanal y la terraza de Fresquita parece una feria. Entre sus geranios rojos, dos banderas de España, una camiseta de La Roja, un par de banderines con la imagen de la futura familia real y, no me lo puedo creer, ¿una ikurriña? Si lo que quiere es llamar la atención lo está consiguiendo.

Rápidamente bajo a su casa para comprobar qué es lo que está ocurriendo y evitar que a partir de ahora, este edificio se convierta en el “ojo de halcón” de policía, seguridad del estado y demás personal que vela para que nada ni nadie estropee la “coronación”. Y allí está ella, hinchada como un pavo, presumiendo de su colorido altar; ¿te gusta?, ¿a que este año me he superado? Después de agasajarla y mostrar mi admiración ante tal espectáculo visual, vino la pregunta: “Pero, ¿esta bandera de qué es? Con Fresquita no se puede ir directamente al grano, hay que hacer un rodeo  cargado de diplomacia, para no herir sensibilidades. “Cariño, es la bandera de Miley Cyrus. La que sacó el otro día en el concierto de Barcelona y como hoy actúa en Madrid y me encanta, la he puesto en su honor”.

Después de explicarle el significado de la ikurriña, sonrojada, malhumorada y jurando en arameo, arrancó de cuajo el estandarte y lo hizo añicos. Hice mutis por el foro y allí la dejé con la música de la Cyrus sonando de fondo.

Lo que le ha pasado a Fresquita es lo más normal del mundo, ¿cómo se puede imaginar alguien que una ikurriña aparezca en un espectáculo en la ciudad Condal? La chica, me refiero a la Cyrus, andaba bastante despistada, en todo caso debería haber abanderado la señera. Quería llamar la atención, escandalizar, como es habitual en ella y lo ha conseguido, pero por motivos muy diferentes a los que ella se piensa. Lo ha hecho por ignorancia e incultura, esa misma que hacen gala algunos directores de cine americanos cuando en sus películas, véase una de las Misiones Imposibles, mezclan falleras con procesiones de Semana Santa o San Fermines en Sevilla.

Visto lo visto, y lo que dan de sí estas celebraciones, tal vez deberían extenderse por toda la geografía española. Al fin y al cabo España se está convirtiendo en el parque de atracciones de Europa, y por qué no, del Mundo. Si al final tenemos que vivir todos del espectáculo, aprendamos de la Cyrus que, con tanto escándalo, provocación, sexo implícito, desnudos integrales, se lo está llevando crudo.

Vamos a ver que es lo que hace hoy en Madrid la cantante, igual lee esto y sale envuelta, como dios la trajo al mundo, en la señera catalana. Puestos a meter la pata y a acaparar portadas, sería la mejor opción.

He comprobado que Miley Cyrus ha leído mi libro “Aprende a comunicar, utiliza tu energía”. En él hablo de lo importante que es el lenguaje no verbal y la provocación y ahí la tenéis, convirtiendo su espectáculo en un auténtico éxito a base de poner en práctica y llevar al extremo más radical, incluso pornográfico, lo que explico en él. Te puede gustar o no como canta, lo que hace cuando se sube a las tablas, pero lo que no se le puede negar es el duelo desafiante, cargado de chulería con el que actúa, incluso haciendo gala de “soy inculta y qué. Más incultos sois vosotros que me aplaudís cuando os restriego por la cara una bandera que no tiene nada que ver con vuestro país”.

Fresquita todavía se está recuperando del “sock” que le ha supuesto colgar la ikurriña en su balcón. Menos mal que no le dio por colocar, a modo de homenaje, el muñeco hinchable que sacó la Cyrus en su espectáculo, al que terminó haciéndole una felación.

Sonia González

Anuncios