Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,


Casa de Su Majestad El Rey

Casa de Su Majestad El Rey

Menudo bofetón con el que hoy nos hemos desayunado. Ya tenía la ventana abierta de par en par y la noticia ha entrado a bocajarro: El rey de España ha abdicado. Con un mes de junio recién estrenado, con un parlamento europeo donde los españoles han inclinado la balanza hacia las fuerzas de izquierda sumando votos y sobre todo al avance de Podemos, republicano a tope, con un Partido Socialista desmembrado y con el príncipe Felipe de viaje por las Américas, concretamente en El Salvador, hoy nos dicen que todo estaba previsto, que esto era un plan de ruta, y yo, que vivo y siento este país desde que mi madre me trajo al mundo, no me lo creo.

Aseguran que Mariano Rajoy lo sabía desde febrero y que Rubalcaba también y, me pregunto, si el gobierno estaba al tanto de ello, ¿por qué no ha hecho la reforma Constitucional, precisa para la sucesión, en estos meses poquito a poco? Ahora hay que hacerla de prisa y corriendo para que, en diez días, tengamos nuevo rey. Pues ya que se ponen podrían abolir la ley sálica ahora que ya sabemos que “la protegida”, Cristina de Borbón, y “la jinete”, Elena de Borbón, de momento y afortunadamente, no van a reinar en este bendito país.

Mi olfato de española cabreada, decepcionada y malpensada, me dice que nuestro rey, a día de hoy 2 de junio, D. Juan Carlos, esconde algo más. Después de esta lavada de imagen que le han hecho tras estos meses de desatinos y mala salud, ¿por qué ahora la abdicación?

Hoy, “Desde mi Ventana”, se podían escuchar los temblores de ese “Baile de tronos”. Hoy los sillones se tambaleaban a ritmo de “date prisa que igual en las elecciones del 2015 no tenemos mayoría”, a ritmo de “viva la República”.

No se si es el mejor momento el elegido para abdicar, pero sí se que es, por lo menos, acertado. Ahora el gobierno tiene mayoría parlamentaria y estoy segura que si hay que votar una reforma Constitucional para que Felipe VI ocupe el trono, contaría con el apoyo del PSOE y de otros cuantos, pero en las próximas elecciones, el panorama del circo del Congreso puede cambiar. Tan solo han sido precavidos, se han adelantado a los acontecimientos. Mientras que escribo esto, Podemos ya está lanzando toda su artillería pidiendo un referéndum para que el pueblo vote si queremos rey. Aquí el que no corre vuela. Se han puesto de moda los referéndum y ahora vamos a tener que votar hasta si nos gusta el cirujano de Leticia.

Y hablando de la, por poco tiempo, Princesa, sorprendentemente, en algunas tertulias he oído llamarla consorte. Nos guste o no, de consorte nada. Seamos realistas, va a ser Su majestad, La Reina de España y espero que no siga gastándose la asignación en operaciones de cirugía estética porque sino, en vez de una reina vamos a tener la baraja entera.

Ahora todo son bonanzas al despedido, perdón abdicado Rey, eso sí, bonanzas políticas, porque de las otras, a nadie se le olvidan sus desatinos con princesas postizas, Miss Corina, con lujosas cacerías mientras que su pueblo se rompía la espalda por un trozo de pan, con una crisis económica de la que todavía no hemos salido, o los juicios a su “yernísimo” Urdangarín y a la “Protegida”.

Y ahí voy, dentro de poco el juez Castro terminará la instrucción de este desfalco, perdón, proceso y, me temo mucho que el ex jugador de balonmano, prefiero llamarle así a otras cosas que se me vienen a la mente, no va a salir muy bien parado y la infanta tampoco. Ambos podían aprender de “Los cuatro jinetes” y devolver toda la pasta que se han llevado, en honor al nuevo monarca, por supuesto, como regalo de bienvenida. Disfrazando los millones como donación o como subvención o como presente por la abdicación, como sea pero que devuelvan algo. Ellos pueden permitírselo pero España no puede.

¡Ánimo Felipe! y no te preocupes por tu padre, ha cotizado 39 años, por lo que la pensión está asegurada de momento.

Sonia González

Anuncios