Etiquetas

, , , , , , ,


Lady Gaga

Lady Gaga

Conchita Wurst

Conchita Wurst

Hoy he abierto la ventana y de aire fresco y renovado, cero pelotero. Después de la resaca electoral que se ha quedado en un sorbo de indiferencia y de la resaca futbolera que ha colmado muchos espíritus y muchos vasos, no pensaba que me iba a desayunar con otra guerra, la de escotes y bigotes.

Lady Gaga ha decidido contratar a Conchita Wurst, la brillante ganadora de Eurovisión, como telonera. Sí, sí, esa muchacha de cutis fino y piel de porcelana hasta que mirabas encima y debajo de su boca y, como una mofa de la naturaleza, aparecían su bien peinada barba y su bigote. Eso sí, un poco rala.

Y es que la Gaga ya sabemos que excéntrica es, por lo que no es de extrañar que puestos a hacer excentricidades, haya contratado a la muchacha ¡Hala, con un par! Y digo esto porque, en este duelo de escotes y bigotes sobre las tablas del escenario, Conchita arrasa en voz, en originalidad, en escote y en bigote.

Le he dicho a mi vecina Fresquita, ¡cuidadín, cuidadín! Que la Gaga no se rinde tan fácilmente y lo de haber contratado a la nueva Diva del mundo gay, es para tenerla bien sujeta y atadita en corto y dejar que se pudra sin pisar un escenario in saecula seculorum, eso sí, cobrando la minuta de su contrato.

La Gaga es mucha Gaga y a pesar de presumir de ser la mejor cantante del mundo, la mejor bailarina y la mejor compositora, tiene oídos para escuchar, ojos para ver y maquinilla para afeitarse y no va a dejar que otra, más excéntrica que ella, con mejor voz, mejor tipo y bello colocado en sitios más originales, venga y le quite el puesto.

Este duelo está en marcha y como dice Fresquita, “cuando veas la barbas de tu vecino pelar, pon las tuyas a remojar”.

Sonia González Álvarez

Anuncios